ORGULLOSAMENTE COLOMBIANO

ORGULLOSAMENTE COLOMBIANO
ORGULLOSAMENTE COLOMBIANO.......
ENLAZADOS CON ...... http://www.elfenixsalsero.blogspot.pe/ http://teachereddy.blogspot.com.es/ ...http://salsamaniadejanethzyta.blogspot.mx/... http://elclandelasalsa.blogspot.com.es/... http://guayaquilestadesalsa.blogspot.com.es/.. http://lamonasalsa.blogspot.com.es/http://pasalsalamia.blogspot.com.es/
Free Shoutcast HostingRadio Stream Hosting

LA SALSA DE JUAN MANUEL Y ALEJANDRO ONLINE

JOE QUIJANO BIG BAND SOUND . THE WORLDS MOST EXCITING LATIN ORCHESTRA & REVIEW (CESTA RECORDS CESLP 20 PLUS)






BIOGRAFIA



Nacido el 27 de septiembre de 1935, en la parada 5 de Puerta de Tierra. Hijo de don José 

Quijano García y doña Luz María Esterás. Transcurrió su infancia en el edificio A, 

apartamento 1, de la comunidad del Falansterio. José Quijano Esteraz construye su vida en 

la ciudad de Nueva York, adonde sus padres emigraron en 1941 buscando mejor fortuna. 

El barrio del Bronx se convirtió en su comunidad y desde allí absorbió las tendencias 

musicales imperantes en la época con las que fue educando su oído musical, sin pensar que 

la vida le aguardaba un asiento en la escena de los futuros protagonistas del ritmo 

latino. 

En Manhattan,  sus padres lo matricularon en la academia de la profesora María Luisa 

Lecompte, madre de Luis Varona, el pianista de "Machito".  Continuó sus estudios musicales 

en el Bronx recibiendo clases de Eduvijes Bocanegra.   En 1948, a los 13 años, asistió a 

la PS 52, una escuela de secundaria donde trabó amistad con Orlando Marín y Eddie 

Palmieri, dos puertorriqueños que serían años más tarde músicos famosos.  Continuó su 

preparación en la Sound of Jazz School, y prosiguió sus estudios en la Columbia 

University.

Un viaje a Puerto Rico en 1943 interrumpió su formación musical. En la Isla, Joe Quijano 

residió con su familia por cuatro años en el barrio La Muda de Caguas, tiempo que no 

trascendió en su formación musical, mas le sirvió para familiarizarse con las producciones 

discográficas en moda y las que disfrutó desde el sonido de una vellonera que había en un 

bar a la esquina de su hogar. 

De regreso a Nueva York, en 1950, retomó sus aspiraciones musicales y logró su primera 

experiencia artística con un grupo escolar cantando y tocando el bongó, en el que también 

participó Orlando Marín (timbal), Eddie Palmieri (piano), Chiqui Pérez (conga) y Larry 

Acevedo (voz). El grupo se bautizó con el nombre de Banana Kelly´s Mambo, en referencia al 

lugar donde vivía la mayoría de estos jóvenes alumnos: la calle Kellys, en el Bronx. 

Dentro de los dos años siguientes el grupo se convirtió en el Conjunto de Orlando Marín. 

El Conjunto Marín debutó en el Hunts Point Palace, Bronx ,en el en el que cada músico ganó 

$ 1 después de cinco horas de presentación. Las  primeras interpretaciones grabadas en un 

disco sencillo  del grupo fueron Abaniquito, La Toalla , Sun Sun Babae y Cubanchero. Como 

gustaban tantos las interpretaciones de Quijano a Orlando Marín, lo contrató para grabar, 

y fue bajo el sello de los Discos Fiesta que debutó realizando su primer “larga duración” 

y la guaracha que más éxito logró en su voz fue la titulada “El Guayabero” y en su sello 

cesta “El Dulcerito”. Ya reconocido por otras agrupaciones musicales, pasó a cantar y a 

tocar bongos con gran parte de las orquestas que estaban en su apogeo. A finales de 1951, 

la iniciativa de los Banana Kelly´s Mambo se fue ampliando bajo la dirección de Orlando 

Marín con la incursión de tres trompetas y un bajo, y en poco tiempo se transformó en Joe 

Quijano y su Conjunto y El Conjunto de Eduardo Palmo –que era como solía llamarse Eddie 

Palmieri. Al mismo tiempo, Joe Quijano dirigió un conjunto con el que se presentó por tres 

años consecutivos en las fiestas de verano que celebraba la población judía de Nueva York 

y en la que interpretaba en inglés variaciones en cha-cha-chá y mambo de temas famosos del 

repertorio anglosajón, ganando $90 a la semana. Corría la época de mediados de los años 

50, justo en el auge del salón de baile El Palledium, donde dominaban las orquestas de 

Machito, Puente y Rodríguez y en el que pronto se habilitó un espacio para el destaque de 

su trabajo creativo. En el 1952 Quijano conoció a Mike Collazo (baterista de Tito Puente y 

Tito Rodríguez) en la Escuela Superior de Artes Industriales. Collazo le ofreció consejos 

de percusión que ayudaron lo ayudaron a perfeccionar su destreza en los timbales.
Al viajar a Cuba por dos semanas para cumplir compromisos artísticos en 1956, Joe Quijano 

aprovechó sus días en la tierra cubana para reunirse con destacados maestros de la música 

tropical y romántica, y al regresar a New York vino cargado de lo más novedoso en música.  

A principios de 1957, el Conjunto Marín debutó en el salón de baile Palladium. Uno de los 

temas cantados fue el bolero La Gloria Eres Tu, cantada por Quijano. El mismo año 

constituyó su propia banda la que se dio a conocer como El Conjunto Cachana. Quijano 

escogió nombrar así su agrupación en honor a su tío Nicasio Quijano, a quien apodaban 

Cachana, fundador en el 1930 de la Asociación de Muelleros de Puerto Rico. El vocalista de 

este conjunto era Paquito Guzmán. Resulta curioso que a pesar de desempeñarse 

estupendamente  en el piano, decidió dedicarse a tocar los timbales. El conjunto Cachana 

grabó por primera vez su primer disco sencillo a finales de 1959(A&Q Records) incluyó los 

temas “Pachanga en changa” y “Rumba en Navidad”. 

Joe Quijano es una de las figuras musicales de mayor trascendencia de la música caribeña, 

siendo uno de los principales protagonistas del ritmo de la pachanga de Nueva York que es, 

a su vez, el puente para la conformación del sonido salsero de finales de los años 60. 

Varios grandes músicos de la época también se convirtieron en exponentes de este ritmo, 

Pero entre todos, el trabajo y la creatividad de Joe Quijano posicionó esta musicalidad en 

una dimensión mayor.

Considerado como miembro de "la vieja guardia" de la música latina de Nuava York en los 

años 50 y 60, Joe Quijano se siente salsero aunque asegura que hay quienes no lo 

consideran en el grupo de los pioneros del género. Atendido o no como miembro de la grey 

salsera –fundamentalmente por no haber sido grabado para el sello Fania–, Joe Quijano es 

uno de los baluartes más destacados en el desarrollo de la música caribeña. También 

incursionó en la grabación de baladas con montuno. Con su voz grave impuso algunos temas 

en esta década y en la siguiente. El coleccionista Ricardo Sánchez sugiere que si se 

quiere dar una paternidad a la "salsa-balada", Quijano merece la primera oportunidad 

porque fue el que más hizo méritos en estos años.

Poseedor de una clave espléndida, con la que afirma "me puedo batallar con cualquiera", su 

obra musical matizó uno de los primeros ejercicios de creación artística al fusionar 

elementos de sonora y charanga para imprimirle un distintivo a la expresión de la 

pachanga, un ritmo que para muchos es el precursor de la salsa, y que conserva, además, el 

carácter sórdido con el que se identificó la salsa en sus inicios como representante del 

sentimiento latino en Estados Unidos. 

Su conjunto, que tuvo su primer ensayo en noviembre de 1957, en las facilidades del Club 

Tritons, en el 163 y Boulevard, el mismo día que Johnny Pacheco inició su proyecto 

musical, pudo articular la sonoridad que vaticinó el rumbo de la musicalidad caribeña en 

el mercado de Nueva York. En ese sentido, fue la antesala salsera, una especie de frontera 

que marcó el tiempo en el desarrollo de nuestra música en el ejercicio de cohesión de la 

rumba, la guaracha, el mambo, el cha-cha-chá y la pachanga, para darle vida en la 

expresión de la salsa. 

Mientras, Joe Quijano se ganó la vida como mensajero de una compañía fotográfica que 

ubicaba al lado del Palledium, en la calle 63 y Broadway, de donde salió a laborar como 

vendedor de los sellos Tico y Fiesta Records, con lo que ganó experiencia en el manejo de 

la industria del disco. En el año 1956, Joe Quijano viajó a Cuba con la intención de 

familiarizarse con el movimiento musical de ese país, fascinado con el trabajo que 

desempeñaban grupos como la Orquesta Aragón, La Sonora Matancera, Benny Moré y otros. 

De todos fue armando su propuesta armónica, marcando la diferencia en la combinación de 

dos trompetas, una flauta y un coro al unísono, persiguiendo el sonido de la tradicional 

charanga cubana.

1958 es el año de la grabación del tema “La Pachanga se baila así”, después de haber 

grabado “Descarga Charanga”, en el cual decía que bailaran Charanga, Joe Quijano reconoce 

que él y todos los que decían lo mismo estaban equivocados, realmente se debía decir van a 

bailar con esta Charanga (refiriéndose a la agrupación musical); lo que se baila con el 

formato de Charanga es el Danzon y otro ritmo para bailar es la Pachanga.

“La Pachanga se baila así”, se convirtió desde sus inicios en el tema bandera de Joe 

Quijano, se ha grabado en múltiples sellos musicales de diferentes países y aun ahora 

suena como en sus mejores días. 
La formación inicial de su orquesta estuvo integrada por Bobby Valentín (trompeta), Hermán 

González (trompeta), Bobby Nelson (flauta), Pedro Pérez (piano), Lidy Figueroa (bajo), 

Luis Goigochea (conga), Chiqui Pérez (timbal) y Paquito Guzmán (voz). Como líder de 

orquesta, Joe Quijano logró su primera grabación en un disco de 45 rpm, que incluyó los 

temas "Rumba en Navidad" y "Descarga charanga", en 1959. 

Un año más tarde grabó su primer disco de larga duración para la firma Spanoramic, "A 

Cataño" (1960), seguido por "Volví a Cataño", el mismo año. En ambas producciones se 

destacó la participación de Paquito Guzmán cantando pachangas, boleros y guarachas. 

La distinción en la voz de Paquito Guzmán acompañó a Joe Quijano en las producciones "Mr. 

Pachanga en Changa" (1960, sello TeeJay), "La pachanga se baila así" (1961, Columbia 

Records), "Everything Latin" (1962, Columbia Records) y "Dance to the Bossa Nova, the 

Mambo, the Cha Cha Cha" (1962, Columbia Records), en los que se destacaron, entre otros, 

los temas "La flauta de Bartolo", "La lluvia" y "Desafinado".

Luego de establecerse con solidez en el mundo de la canción latina de Nueva York, la 

siguiente hazaña de Joe Quijano fue fundar su propio sello discográfico, Cesta Records, 

emprendiendo así una carrera artística que combinó la faceta de músico, cantante, 

productor y empresario. 

Su primera producción para su firma fue "The World´s Most Exciting Latin American 

Orchestra and Revue" (1962), que incluyó la participación de Paquito Guzmán, Charlie Fox, 

Bobby Valentín y Eddie Palmieri, entre otros grandes músicos.

Tras ese álbum se produce la salida del vocalista Paquito Guzmán, que fue sustituido por 

Chaguito Montalvo y Willie Torres, quienes permanecieron por espacio de cinco años con el 

grupo, participando en los álbumes "Swings Uptown and Downtown" y "Shings-a-lings" , ambos 

producidos en 1963. 

En 1964 aparece el disco "Party Album", que es el primero en que figura como vocalista Joe 

Quijano, acompañando a Chaquito Montalvo. Ese mismo año aparece "Joe Quijano with 

Strings", el primer trabajo netamente romántico del percusionista y director orquestal y 

que apareció al mercado luego de su participación con Edye Gorme y el trío Los Panchos.

Tras la salida del grupo de Chaguito Montalvo, Joe Quijano reclutó a Pedro "Bolita" Gómez, 

quien fue el último cantante que mantuvo en su Cachana, al optar por asumir él toda la 

responsabilidad vocal.
En la misma década de los sesenta,  Joe Quijano también incursionó en la grabación de 

baladas con montuno. Con su voz grave impuso algunos temas en esta década y en la 

siguiente. Entre otros mencionemos: "Love Story" de Francis Lai, "Cómo has hecho" de 

Domenico Modugno, "Yo soy aquel" el éxito de Raphael, "Lo mismo que a usted" de Palito 

Ortega, "Mary es mi amor" de Leo Dan en sabrosa versión de chachachá, "It's too late" de 

Carole King, "Quién" de Charles Aznavour --incluido en un álbum de 1977 con el sugestivo 

nombre de "Joe Quijano canta boleros para amores fracasados" donde también incluye otros 

temas de baladistas norteamericanos--; "New York, New York", el mismo conocido por todos 

por Frank Sinatra, ahora en una versión mambeada y "María va camino a la vejez" de 

Leonardo Favio. El coleccionista Ricardo Sánchez sugiere que si se quiere dar una 

paternidad a la "salsa-balada", Quijano merece la primera oportunidad porque fue el que 

más hizo méritos en estos años.

A finales de la década de 1960, su desempeño como disquero no pudo contener el control que 

ejerció sobre la industria el naciente imperio de Fania, que más allá de mantener un 

monopolio sobre las producciones de salsa, controló sus talentos e influyó sobre las 

programaciones radiales. 

en noviembre de 1969 comenzó una jornada de trabajo como orquesta de planta en el salón 

Siboney del hotel San Gerónimo Hilton (hoy Condado Plaza), acompañado de un grupo de 

valiosos músicos que encabezó Israel López "Cachao", Paquito Pastor y Heny Álvarez.

Dos años más tarde, en 1971, fundó su propio club, el Latin Lounge en Isla Verde, al 

tiempo que se mantuvo haciendo producciones discográficas con su conjunto aunque sostiene 

que era "para hacer catálogo".

Al filo del año 1976 regresó a Nueva York y armó una orquesta grande para tocar en los 

Junior´s Dancers, una experiencia que no duró mucho tiempo.

"Volví a salirme del giro de la calle porque casi no pagaba. También había que ir a 

batallar con el masacote del conjunto y como no tenía quien me respaldara, y la Fania 

estaba muy fuerte y se había quedado con la radio, me fue difícil y volví a trabajar para 

los bailes de sociedad", manifiestó. 


Entre las décadas de 1970 y 1980 desempeñó el cargo de director de Relaciones Públicas de 

la Agencia Para la Rehabilitación de Adictos a Drogas (LUCHA) en New York, actuando además 

junto a Charlie Palmieri en el Club Caribe, del Hotel Caribe Hilton. En 1992 sufrió un 

accidente de motocicleta en Isla Verde, que le provocó una lesión la espina dorsal. Luego 

de varias intervenciones quirúrgicas la recuperación no ha sido satisfactoria. Desde 

entonces, camina apoyado en bastones  y ha concentrado su actividad en la producción de 

eventos bailable de nostalgia y en la reedición de sus discos en formato compacto. Aún así 

realizó una exitosa gira por ocho ciudades de Colombia en 1996.

En el 2010 Joe Quijano regresa al mundo musical con la producción titulada Joe Quijano y 

Augusto Onna, 50 años después, Lo inédito de Tite Curet Alonso, en una producción musical 

de Luis Perico Ortiz y Nick Jimenez con la Orquesta de Joe Quijano.. De esta forma regresa 

a los escenarios internacionales donde espera junto Al Conjunto Cachana deleitar a su 

público. Lo inédito de Tite Curet Alonso es una grabación a la que fueron invitados muchos 

de los cantantes que hicieron fama con las canciones de Curet, pero todos declinaron. Las 

razones son desconocidas pero lo que sí es de conocimiento es que la ausencia de los 

famosos no les quita mérito a las canciones de Curet, al estilo elegante de Quijano, ni a 

los arreglos y conceptos musicales de Luis “Perico” Ortiz. La veteranía de las voces de 

Paquito Guzmán, Van Lester, Harry Fraticelli y el propio Joe Quijano dan y sobran para dar 

vida a unas canciones donde podemos percibir la genialidad, como una veta de mina sin 

explotar, de nuestro Tite. Detrás de títulos como El Pastizal, Melodía, Rumores, Mamá dile 

a ese hombre, Sonriendo fue, Nube Negra y Solo, resuenan los títulos posteriores que 

escribirían la historia de la salsa. De bono Quijano nos ofrece una versión de aquella 

primera canción que grabó de Curet, Efectivamente.

Fuentes: 
Archivo del Diario Primera Hora
Claridad, septiembre de 2011
Quijano. Facebook
http://www.puertadetierra.info